Se comprueba uso político de supuesto censo poblacional, en Playa del Carmen. Se vulnera también protección de datos personales - Noticaribe News Transparencia

Latest

BANNER 728X90

domingo, mayo 25, 2014

Se comprueba uso político de supuesto censo poblacional, en Playa del Carmen. Se vulnera también protección de datos personales

Fabiola Cortés Miranda

PLAYA DEL CARMEN, MX.- Luego de que diéramos a conocer que el “Censo Solidaridad 2014”, puesto en marcha por el alcalde de Playa del Carmen, Mauricio Góngora Escalante, es en realidad una encuesta de medición del pulso electoral en la que se recopilan datos personales como nombre completo y una forma de contacto, la Unidad de Transparencia entregó una copia de la encuesta, pero “rasurada”, en la que se omiten las preguntas relacionados con la calificación del presidente Enrique Peña Nieto, del gobernador Roberto Borge Angulo y del propio Mauricio Góngora.

En la respuesta a la solicitud de información 00087814, en la que se requiere una copia del “Censo Solidaridad 2014”, Pedro Leal Salazar, secretario técnico del Consejo municipal de Población, proporcionó una fotocopia de la encuesta que supuestamente se aplica, y la cual puede descargarse en la portada; pero en ésta se eliminaron las tres preguntas relativas a la calificación del Presidente de la República, del Gobernador de Quintana Roo y del Edil de Playa del Carmen.

Mauricio Góngora Escalante, quien desde que estaba al frente de la Secretaría de Hacienda del estado, ha mostrado un total desprecio por la institución de la transparencia, continúa sorprendiendo en su capacidad de cinismo y burla, pues a pesar de que su maquillado el Censo poblacional ha sido aplicado y respondido por miles de solidarenses, se atreve a entregar una encuesta falsa, distinta a la que en realidad se aplica, volviendo a demostrar que puede burlarse no sólo de quienes hacen uso del derecho a la información, sino de toda la población a la que gobierna, engañándola con la aplicación de un censo, que en realidad es una encuesta política.

Entre los datos que el encuestador debe reportar al momento de llenar la hoja de preguntas, hay algunos curiosos, por decir lo menos, como el de calificar si la vivienda tiene “acabados sencillos”, “acabados buenos”, es “residencial” o “unidad habitacional”; como par qué puede servir en un “censo” que se reporte si la casa tiene “acabados buenos” o “sencillos”.

Y aquí empieza otra parte muy preocupante del “Censo”, que no se sabe en manos de quién pueden terminar los datos, que no existe una protección de datos personales, y que el citado censo, con su nombre, el de su familia, y las características de su casa puede ir a parar a manos de cualquiera.

Es evidente que los datos que se obtienen a través del Censo no sirven ni tienen ninguna relación con políticas públicas, como engañosamente se quiere hacer creer. Por eso, muchas personas se han negado a contestar el censo, pues temen que sus datos personales queden a disposición de cualquiera.

Como se puede leer en la encuesta “rasurada”, las preguntas se vuelven casi un interrogatorio incómodo.

Por ejemplo, la número 10: “Por favor dígame el nombre de todas las personas que viven normalmente en esta vivienda, incluya a los niños y a los ancianos, también a los empleados domésticos que duermen aquí, empiece con el jefe o jefa de familia”.

Nuevamente mi duda, y ¿para qué política social sirve tener el nombre de cada una de las personas que viven en una casa, empezando por el del padre o madre de familia?. En esa pregunta, el encuestador tiene la indicación de aplicar el “censo” a cada uno de los ciudadanos que habitan en esa casa, es decir, a los mayores de 18 años.

En la pregunta número 16, se le cuestiona si tiene alguna limitación mental; y se insiste: "entonces no tiene ninguna limitación física o mental? 

A partir de la pregunta 30 inician los cuestionamientos sobre la administración municipal, como: “¿a través de que medio se entera usted de lo que pasa en este municipio?”; “sabía que este ayuntamiento creó la Ventanilla Única para que los trámites de gobierno sean más sencillos y eficientes?.

Varias preguntas son tendenciosas como: ¿sabía que el gobierno municipal de Solidaridad creó el programa Domingos Familiares para ofrecer más espacios de sano esparcimiento para las familias solidarenses?”.

En la pregunta 41, se le pregunta al entrevistado si “le gustaría recibir información de los programas y actividades del ayuntamiento de Solidaridad?, y aunque usted diga que no quiere recibir información, en el siguiente cuestionamiento, se le insiste en dar un dato para que lo contacten.

En la pregunta 41 el encuestador pregunta: “datos de contacto para recibir información del ayuntamiento”. Y se le hace una acotación al entrevistador que es: “en caso que el ciudadano pregunte para qué quieren el teléfono, mencionar que es posible que un supervisor de calidad le llame para verificar que hizo correctamente su trabajo al entrevistarlo”. Como se ve, nuevamente se trata de un engaño para obtener datos de la persona, pues lo que se pretende es obtener “datos de contacto para recibir información del ayuntamiento”, quizás; o datos de teléfono, correo, Facebook para enviar propaganda electoral mapeada, ¿por qué no?.

En los espacios a llenar por el encuestador está el de teléfono fijo, teléfono celular, correo electrónico, twitter y Facebook.

Como lo dijimos hace algunas semanas, el “Censo Solidaridad 2014” es una encuesta que pretende ser utilizada con fines políticos; pero lo más preocupante, es que se están recopilando datos personales que dejan vulnerable el entorno de seguridad de la persona y de su familia.

Encuesta vulnera nuestra seguridad y nos cuesta cara

El “censo” fue elaborado por el Consejo municipal de población, a cargo de Pedro Leal, “que decidió la metodología y elaboración del mismo”.

En el levantamiento de datos, participan 135 encuestadores, a quienes se les paga 10 pesos por encuesta, según datos obtenidos a través de la solicitud de información 00087814).

De acuerdo al Censo de Población y Vivienda 2010, del INEGI, en el municipio de Solidaridad hay 48 mil 922 viviendas, por lo que tomando en cuenta ese dato, que por lógica ya se incrementó, para que el ayuntamiento complete su “censo”, deberá desembolsar, sólo en pago de encuestadores, 2 millones 446 mil pesos. O sea que por lo menos ése será el costo de la encuesta, en la que además de obtener nuestros datos personales y vulnerar nuestra seguridad; se gastarán casi 2.5 millones de pesos del erario público.

Fue el 23 de marzo pasado cuando se anunció oficialmente el inicio del “Censo Solidaridad 2014”, el cual se prevé concluya en junio próximo. (NoticaribeNews)

1 comentario:

  1. Y el Comupo ( Consejo Municipal de Población )
    Dirigido por el malquerido Pedro Leal ?
    Será para maquillar ? o para engañar ?
    Es cuanto :.

    ResponderEliminar