BREAKING NEWS
.

jueves, abril 06, 2017

La tramposa ley antidelfinarios del PVEM. Empresarios podrán explotar delfines...hasta que mueran

Fabiola Cortés Miranda

CANCÚN, MX.-Se escuchaba bien: reformar el artículo 60 bis de la Ley General de Vida Silvestre para prohibir la explotación de todo tipo de mamífero marino, entre éstos los delfines, la “especialidad” de múltiples parques del Caribe mexicano. La propuesta nació del muy desprestigiado Partido Verde Ecologista de México (PVEM), lo que sin duda obliga a leer la letra chica de la iniciativa, y la letra chica dice que la prohibición no será una realidad sino hasta que mueran los mamíferos marinos que actualmente están en cautiverio…es decir, dentro de por lo menos siete años, tiempo en el que muere el 50 por ciento de los delfines privados de su libertad.

En México, según la exposición de motivos de los legisladores verdes, se tienen 270 delfines en cautiverio, de éstos, el 70 por ciento, están en el Caribe mexicano, es decir, 189 delfines, de los cuales 143 pertenecen a Dolphin Discovery, de Eduardo Albor Villanueva, y a Vía Delphi, de Francisco Córdova Lira. Cada delfín, de acuerdo a la exposición del Partido Verde, representa ganancias por un millón de dólares anuales…


“(El iniciador, diputado Javier Octavio Herrera Borunda) expone datos del informe de la Procuraduría Federal de Protección Ambiental  (PROFEPA) en el marco del Programa Nacional de Inspección a Delfinarios,  en los cuales se indica que 143 delfines en cautiverio pertenecen a las empresas Dolphin Discoveryy Via Delphi, lo cual equivale al 57% del total de estas especies en cautiverio, mismas que lucran con los delfines para obtener ganancias económicas anuales de un millón de dólares por delfín”.


Es decir, tan solo dos empresas, Dolphin Discovery y Vía Delphi se embolsan alrededor de 143 millones de dólares anuales por la explotación, maltrato y abuso de los delfines que mantienen en cautiverio; y podrán seguir haciéndolo por varios años más, muchos años más, si pensamos en los delfines.

La iniciativa impulsada por Herrera Borunda, el diputado Jesús Sesma Suárez y el senador Carlos Alberto Puente Salas, sugiere la siguiente modificación al artículo 60 bis de la Ley General de Vida Silvestre en materia de mamíferos marinos:  

“Queda prohibida la utilización de ejemplares de mamíferos marinos en espectáculos fijos o itinerantes, así como cualquier actividad que involucre a estas especies y que no tenga por objeto la investigación científica y la educación superior de instituciones acreditadas.”

Pero la letra “chiquita” dice en el artículo Transitorio segundo:

“Los ejemplares de las especies mencionadas en el presente decreto, podrán continuar en cautiverio con fines de exhibición e interacción, hasta la muerte de los mismos, siempre y cuando se garantice su integridad física y su salud en estricta observancia a la legislación ambiental en materia de trato digno y respetuoso.”

Y es aquí donde está la trampa: sí se acabará la explotación y el sufrimiento para cientos de delfines… algún día, porque estos “empresarios” que cada año obtienen cientos de millones de dólares gracias al maltrato animal, no se encargarán ni mínimamente de un programa de conservación o reintegración de los animales que les han dado dinero de sobra. En resumen: los explotarán hasta su muerte.    

Resulta irónico que luego de la exposición de motivos en la que los diputados del Partido Verde detallan el profundo sufrimiento que padecen los delfines en cautiverio, y en el que reconocen que se atenta contra su dignidad, pretendan que estos mamíferos marinos podrán gozar de un “trato digno y respetuoso” por al menos siete años más…

En su texto, los diputados del Partido Verde señalan que mientras están en cautiverio los delfines viven confinados, “rogando por comida”; son lastimados  para poder ser vitaminados a través de un tubo que se les introduce a la fuerza al estómago; son afectados por la música a alto volumen y el ruido de las bombas de agua,  y sufren estrés crónico y depresión psicológica:


“En libertad, los delfines nadan al día entre 95 y 160 kilómetros, pasando el 80% de su tiempo bajo el agua, al contrario de lo que sucede en cautiverio, donde pasan el 80% en la superficie, flotando inmóviles y rogando por comida.”

“(…) al ser una especie depredadora, los delfines se alimentan de diversas especies de peces, mientras que en cautiverio se les alimenta con peces muertos y congelados, mismos que pierden nutrientes y agua, provocando que los delfines cautivos se encuentren deshidratados y necesitados de suplementos vitamínicos, los cuales se les suministra a la fuerza por medio de un tubo introducido en su estómago, provocándoles fuertes dolores.”


“Destaca que la música a todo volumen y ruidos repetitivos provenientes de las bombas de agua y filtros provocan daños a esta especie que depende en gran parte de sus sentidos auditivos para reconocer el medio que le rodea. Precisa que el estrés crónico, la depresión psicológica y otros factores provocan que los mamíferos en cautiverio, especialmente los delfines, se encuentran inmunosuprimidos, provocando su propensión a enfermedades e incapacidad para combatir infecciones, lo cual implica que se les medique,  causándoles úlceras y vómito.”

“(…) algunos delfines cautivos muestran comportamientos estereotipados, siendo los más frecuentes el nadar en círculos de manera repetitiva o flotar en la superficie sin moverse durante largos periodos de tiempo.”


No obstante, todo ello pasa a segundo término. Como siempre, detrás de las “iniciativas” del Partido Verde hay trasfondo… Esta propuesta es un formidable “regalo” para los empresarios explotadores de delfines, que gozarán de muchos años más sumando a sus cuentas cientos de millones de dólares sin que los “molestos” defensores de los animales los molesten… (NoticaribeNews/Fotos: Delfines en libertad)

Frena oposición aprobación de tramposo dictamen antidelfinarios  

Como nunca antes, este miércoles los partidos de oposición lograron enfrentar a la mayoría priista para evitar la aprobación del dictamen sobre la prohibición de delfinarios en el país, promovida por el PVEM.

De acuerdo al periódico Reforma, al comenzar el debate, las bancadas de los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) presentaron mociones suspensivas para evitar la discusión del tema y regresarlo a comisiones.

Reclamaron que no hubo el debido proceso parlamentario, que se estaba imponiendo la reforma y que faltaba mayor debate y análisis de la misma.

La votación para aceptar o no las mociones se llevó a cabo por medio del tablero electrónico, el cual registró una votación cerrada.

Al finalizar el tiempo de tres minutos, que permitió que llegaran más legisladores al Pleno, registró el resultado de 178 a favor de las mociones suspensivas y 189 en contra, del PRI, PVEM, Nueva Alianza y Encuentro Social.

Se dieron otros minutos para registrar la votación de diputados en viva voz, para los que no alcanzaron a registrar su voto.

El Secretario de la Mesa Directiva, Andrés Fernández del Valle, registró una votación diferente, con 185 a favor y 194 en contra, resultado que fue desconocido por la Oposición.

Ante ello, las bancadas del PAN, PRD, Morena y MC dejaron el Pleno en protesta por la forma en que se estaba llevando la votación, cita el diario.

Aún así, siguió la sesión y el coordinador del PVEM, Jesús Sesma, defendió en solitario el dictamen ante un Pleno semivacío.

En una primera votación, se registraron 202 diputados presentes, por lo que no se cumplió con el quórum de 251 para seguir.

La Presidenta de la Mesa Directiva, Guadalupe Murguía, por reglamento, debió declarar un receso y esperar para volver a hacer una votación, pero, finalmente, debió levantar la sesión.

En el debate previo, los legisladores de la oposición denunciaron el cabildeo de un par de mujeres presionando a los diputados en sus curules para votar a favor del dictamen.

"Se me acercó muy coqueta una joven para cambiar el sentido de mi voto", denunció el diputado Adán Pérez, de Movimiento Ciudadano (MC).

Antes, Jesús Valencia, del PRD, había denunciado que las cabilderas presionaban a los legisladores con denunciarlos en la opinión pública de que estaban a favor del maltrato animal.

Sofía González Torres, del PVEM, afirmó que debía haber más respeto, porque eran trabajadores del partido.

Jorge López Martín, del PAN, dijo que hubo legisladoras del PVEM las que también cabildearon con los diputados para lograr la aprobación del dictamen.

Al filo de las 16:00 horas, Murguía  debió levantar la sesión y citar al Pleno hasta el 18 de abril, luego de las vacaciones de Semana Santa.

VER: PROPUESTA DE REFORMA DE LEY DEL PVEM


Publicar un comentario

 
Copyright © 2015 NoticaribeNews Transparencia

Powered by Blogger